Ir al contenido principal

El hombre distraído


Hace tiempo veía siempre, todas las tardes, al pasar por un cruce de esquinas a unas cuantas cuadras de mi casa, a un hombre, el hombre distraído. Siempre estaba allí, sentado, calmado y relajado leyendo el diario, el mismo diario todos los días. Esta escena pude contemplarla por varios años.


Al terminar mi camino por una calle poco transitada que costeaba las vias del tren, llegaba al cruce bullicioso de una avenida, y justo enfrente ya podía ver de perfil la casa y al hombre distraído de cara a  las barreras del tren. Algunos días se entremezclaba el misterio con el tintineo que avisaba que venía el tren, no se si algún conductor que se detenía a esperar las barreras podía ver lo mismo que yo, o sentía lo mismo, tal vez no, porque ellos estaban apurados, solo yo y algunos más (ojala) hayan podido ver eso que paso los últimos años en aquella casa, él era ya mayor, no tan anciano, pero mayor, unos 65 años. ¿Quién era? Nunca lo supe, ¿Cómo se llamaba? Tampoco lo se, ¿Qué logró en su vida? Eso mucho menos.

Antes de llegar a su casa ya me causaba comezón porque apostaría que estaba allí aunque aun no lo veía, nunca faltaba a su cita, era un hombre distraído de fierro, cumplidor. Cuando avanzaba unos pasos más, lo veía, ahí estaba otra vez, siempre solo. ¿Tendría familia, hijos, algo? En fin, lo bueno de este hombre en esos años era que no tenía ningún apuro, porque con su taza y con su diario rodeado de árboles y plantas caseras allí habitada sereno, en su vieja casa de pared con baldosas rojas a la sombra de la tarde, después de la siesta. A mi me parece que toda su vida paso leyendo el diario, no tengo casi dudas de que fue un hombre que vivió casi solamente de las emociones y pensamientos que le generaban las noticias del diario.

Su casa ahora dice: “VENDE” y esta muy triste, más sola que antes, crecieron malezas, las plantas murieron, aunque algunas viven a duras penas, por la gracia del sol y las lluvias. Sucia y abandonada, pobre casa… ya no tiene ni siquiera a un hombre solitario que lee el diario todo el día.

Es probable que el hombre distraído ya no este entre nosotros, puede que ya no lea más ninguna noticia.

Pero volviendo a los viejos tiempos, me pregunto, tantas noticias en su mente, procedentes del diario, ahora ¿donde estarán? Noticias de aquellos años, noticias que ahora no tienen casi valor. Supongamos que leyó 3 horas por día, al cabo de un año serían 1095 horas. Yo lo observe por lo menos cuatro años seguidos, así que estoy completamente seguro que paso 4380 horas leyendo el diario. Pero a esto sumémosle unos años más, por lo menos 8. Seguramente cuando no lo miraba, lo hizo, porque no creo que haya leído solo para que yo lo vea en aquellos días y para que luego escriba este relato (aunque pienso que esto le daría bastante sentido a que lo haya hecho).

Bien, la suma da, en una suposición muy cercana a la realidad que él leyó el diario en su vida al menos unas 13.140 horas, ¡Increíble, que maravillosas las cosas que podemos hacer en 13.140 horas de la vida!.

Imagínate que alguien te encuentra y te dice: - ¿Cómo estás tanto tiempo?, ¡que alegría verte! ¿Que es de tu vida? – Y respondes: - acá estoy, acá ando… estuve leyendo el diario unas 13.140 horas por los últimos 12 años – Cualquiera quedaría pasmado con una respuesta así, diríamos: - jaja estás loco o ¿es una broma?. Aunque ni esta loco, ni es broma.

Cuantos policiales, muertes y aventuras de políticos quedarán en la mente luego de 13.140 horas. ¿Cantas cosas que dice el diario no?

Algunos no leen el diario, tal vez miran la televisión, o buscan en Internet.

Lo mejor es saber bien que se busca y porque. ¿O será que buscamos porque no sabemos que hacer con nuestras horas? Otros miran revistas, hablan de la vida de los demás, arreglan problemas ajenos.

Un poco de información, la muy necesaria esta bien, pero no exageremos amigos.

¿En que utilizarás tus próximas 13.140 horas? Te lo digo porque tal vez no hayas hecho esta cuenta y últimamente estoy descubriendo en mi ciudad muchos hombres distraídos. 

Por Esteban Correa

Comentarios

Entradas populares de este blog

El águila adolescente

Un águila adolescente fue dejada sola por sus padres porque habían decidido que encuentre sola su propio camino. Al poco tiempo llego un gran avestruz y le dijo – Te enseñaré lo que debes hacer, cuando sientas una amenaza, pon tu cabeza bajo tierra así confundirás a los depredadores que identifican a sus presas por la cabeza –  

El último Disparo - Corto de animación divertido

Este corto animado es muy entretenido, te mostrará la relación de una cámara con su dueña, a modo de mascota. La niña quiebra sus cristales, y la arroja a la basura, pero la cámara fotográfica no se quedará de brazos cruzados, ella intentará recuperar el amor y la utilidad de su dueña, mostrándole que puede ser útil aún con el cristal roto.

Animación de Globos - Hermoso Corto Animado

Un globo se desprende de "su manada" todos piensan que será la felicidad y libertad total. Pero este gracioso corto animado te muestra como un globo sufre cuando sube demasiado.